Casa Lucía cierra sus puertas para la temporada baja.

¡Hasta la primavera!

 

Casa Lucia es el lugar perfecto en el que disfrutar de la paz y la tranquilidad de un pueblo medieval de piedra.

 

Besalú es un lugar donde el pasado y el presente entran en comunión, y Casa Lucia recupera este sentimiento en una casa antigua reformada, bien equipada, con una luz agradable. Decorada con gusto y corazón, respetando la tradición de colores y estilos del pueblo, es un ambiente relajado y activo a la vez. En ella encontraras todo aquello que se pueda necesitar y sin duda no tardaras en sentirte como en casa.

 

En la planta baja, la versión loft privado recibe hasta 4 personas. Ofrece cocina, baño y salón privados, un espacio dormitorio con cama matrimonial, y un sofá convertible en el espacio salón.

 

En esta casa de huéspedes en el centro del pueblo, un sentimiento de armonía con la cultura y la tradición centenarias se fusiona con una renovada energía positiva, donde podrás descansar del ritmo frenético de la ciudad o, si así lo prefieres, disfrutar de la vida de pueblo. El mercado de frutas y verduras es el martes, el de antigüedades un domingo al mes, y las calles y plazas del pueblo suelen estar animadas tanto de día como de noche con jóvenes y mayores por igual.

 

Casa Lucia es también la perfecta base de operaciones desde donde llegar a todos los puntos del pueblo en pocos minutos, con multitud de opciones de actividades: una excursión en bici, un baño en la piscina municipal, senderismo por el campo o la montaña, un paseo por el pueblo y su arquitectura romana maravillosa, explorar a lo largo del rió... Incluso si se trata de una estancia mas larga, vale la pena visitar las ciudades de los alrededores, como  Girona Figueres y el museo Dali, u Olot y sus volcanes, y los pueblos de Santa Pau, Castellfollit de la Roca, Beuda, las gorgas de Sadernes, etcétera.

 

En Casa Lucia cada uno puede encontrar lo suyo, con la tranquilidad de saber que, durante las horas calurosas de la siesta o llegada la noche, tienen una cueva intima o un nido cómodo donde reponerse.